Truco para restaurar un macetero antiguo

El truco para restaurar un macetero antiguo que presentamos en este vídeo nos creaba una duda: ¿podemos tratar la resina de las superbarras de Ceys como si se tratara de plastilina y adaptarla a moldes? No teníamos dudas de que el comportamiento de la masilla iba a ser el que esperábamos: la masilla es maleable y el endurecimiento posterior le proporciona una dureza a prueba de cualquier golpe. Lo que nos preocupaba es la gran adherencia de esta resina epoxi, que podía hacer muy difícil que no se quedara pegada a las paredes.

La solución que buscamos para restaurar un macetero funcionó perfectamente y la silicona lubricante (usada con generosidad) creó una película que no afecta al secado ni a la terminación y que actúa como una capa antiadherente, Otras soluciones posibles para este trabajo serían el aceite o, probablemente, la utilización de moldes de teflón. Si conoces otros sistemas, por favor, cuéntanoslo.

La diferencia de aplicar la superbarra reparadora para metales frente a cualquier otro producto para que funcione "este truco" es muy evidente. Esta resina es maleable como una plastilina pero, tras su secado, tiene altísimos grados de adherencia y resistencia a los golpes, y soporta sin ninguna dificultad la intemperie.

Restaurar un macetero que es una auténtica antigüedad de más de 100 años no es tarea fácil

El tratamiento de limpieza del metal lo hicimos con Ferrokleen, que es un reductor del óxido que permite que las superficies, a las que previamente damos un cepillado con un cepillo de bronce, queden en condiciones de ser pintadas. Este producto se aplica con una brocha y luego el objeto se lava con agua.

Para poder pintar nuestras figuras de resina debíamos recurrir a una pintura de spray o aplicar con pistola. Optamos por la primera solución utilizando la pintura antióxido Galva forja de CRC que ya habíamos utilizado antes con mucho éxito y que le da un acabado color musgo muy interesante.

El arreglo se completó con otra reparación necesaria

El macetero es en realidad la base que sujeta un círculo de mármol, sobre el que se pone el tiesto. Con los años, ese mármol estaba golpeado así que hemos tenido que repararlo también. ¡Pronto te mostraremos el proceso y el resultado completo para que podamos ver íntegramente todo lo que supone restaurar un macetero antiguo!

 

 

Comparte este artículo
Share on Facebook2Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Google+4Pin on Pinterest1Email this to someone

No hay comentarios

Agregar comentario