Cambiar la  cerradura y mantenerla

Cambiar la cerradura o, mejor dicho, cambiar el cilindro o bombillo es sencillo pero, si no quieres dejar abierta la puerta mientras lo compras, debes saber qué pedir en la tienda. Aunque lo ideal es mantener en condiciones la cerradura: también te explicamos cómo lograrlo.

¿Qué es en realidad cambiar la cerradura?

Cuando hablamos de cambiar la cerradura normalmente nos referimos a cambiar el bombillo que también se llama cambiar el cilindro. En el programa de Hazlo tú mismo de A punto con la 2 es sobre bombillos de pera que son los más comunes en nuestras cerraduras.

Los bombillos de pera normales llevan una llave dentada, de sierra y bombillos de seguridad son los que llevan llaves planas perforadas que van numeradas para poder pedir duplicaciones controladas.

Cambiar la cerradura_01_BricocrackTV

En general,los bombillos de seguridad están fabricados con materiales que oponen más resistencia a ser taladrados que los normales. Luego, dentro de los de seguridad, hay más fórmulas y más niveles de protección de los que hablaremos en futuros programas.

¿Qué hay que hacer para cambiar la cerradura?

La primera operación para cambiar el bombillo, sea normal o de seguridad, es como es obvio, sacarlo. Para ello, extraemos el tornillo central y empujamos el bombillo a uno u otro lado de la puerta y sale.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando no sale? Si no sale es porque tenemos un cilindro con la leva desplazada. Para solucionarlo, volvemos a introducir la llave y la giramos unos 10-15 grados hasta conseguir que la leva se centre y nos permita extraerlo.

¿En qué tenemos que fijarnos para comprar el nuevo cilindro?

La segunda operación, claro, es comprar el bombillo nuevo. Si puedes dejar a alguien en casa al cuidado de la puerta abierta, lo mejor es que lo lleves a la tienda para conseguir uno EXACTAMENTE igual. Los problemas empiezan cuando no tienes a nadie en casa y no puedes dejar la puerta abierta. Afortunadamente no es difícil saber qué necesitas para conseguir un cilindro idéntico.

De la forma y el diámetro de la pera no tienes que preocuparte: todos son exactamente iguales.

Las diferencias y las medidas en las que te tienes que fijar están aquí a lo largo del cuerpo del bombillo.

Mide La distancia del eje central a la entrada de la llave. Los bombillos pueden ser simétricos, es decir, miden lo mismo a un lado y al otro del eje. Por ejemplo, los 30/30, los 45/45 o los 50/50. O asimétricos, por ejemplo, los 30/40, los 30/50 o los 30/60. ¿Por qué ocurre esto? Pues porque no todas las puertas son igual de gruesas por el exterior que por el interior, por dentro pueden llevar aislante, protección o, simplemente, decoración.

Algo muy importante también La leva, que puede ser larga o corta. Esto es tan importante como las medidas porque te puede pasar que llegas de la  tienda con el bombillo correcto por medidas pero con la leva cambiada, y no te sirve para nada.

Mantenimiento de la cerradura

La grasa o los “afloja-todo”  no son la mejor solución para un buen mantenimiento de la cerradura. El producto más eficaz y que utilizan los profesionales es el polvo de grafito. Aplica cada seis meses un producto que contenga esta solución. Nosotros utilizamos el magic oil de CRC . Para utilizarlo introduce la cánula del frasco, presiona y listo.

Para ver todo esto en el vídeo del programa de la 2 de TVE.

Comparte este artículo
Share on Facebook0Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Pin on Pinterest0Email this to someone

No hay comentarios

Agregar comentario