5 reglas para encargar la reforma de tu casa y acertar

0
304
reformar y acertar_portada

Cuando pensamos en los bricocracks que recibís nuestra información somos conscientes de que no siempre vais a poder realizar todos los trabajos que abordamos en los vídeos. Pero intentamos al menos daros la información necesaria para que entendáis los aspectos técnicos que se deben tener en cuenta.

Para empezar, hay que reconocer que una reforma basa su complejidad en que requiere la coordinación de varios oficios. Y a eso le añadimos que es muy poco lo que un usuario conoce respecto de la tecnología de los productos, la normativa o las calidades de acabados. De ahí la importancia de buscar empresas con experiencia de las que tengamos buenos informes. Si no conoces ninguna, Internet también es un recurso que te da una información muy valiosa a través de la presentación de trabajos y las opiniones de los usuarios. Un ejemplo que nos ha gustado para reformas integrales es el que podemos encontrar en este enlace Reforma Integral Barcelona, que también se dirige a reformas parciales Reforma Baño Barcelona.


Pero, antes de todo eso, para llegar a elegir a quien te haga la reforma, te conviene saber que hay algunas reglas que debes respetar si quieres quedar realmente satisfecho con esa reforma.

reformar y acertar_presupuesto

Primera regla: Establece cuál es tu presupuesto para una reforma básica

Pero decide además hasta dónde estarías dispuesto a llegar si el cambio de tu casa fuera realmente notable. No se trata de dejarse llevar por un capricho. Si alguien te da una idea que mejore realmente tu casa, estarás haciendo una inversión, no sólo para tu disfrute actual, sino que además lo puedes agradecer el día que quieras venderla. Es verdad que la zona de la vivienda determina el precio por metro. Pero vender pronto y en la horquilla alta de ese precio depende de la calidad y el buen gusto de las reformas que haya experimentado.

Segunda regla: No te lances a buscar al primero que pase por tu puerta para encargar la reforma.

Todos conocemos a “uno muy majo que le hizo una reformita a no sé quién”. Habla con él y que te cuente lo que el haría en la casa. Si te dice que va a hacer lo que tú le digas, seguramente no has encontrado el reformista que va a aportar nada útil para tu casa.

reformar y acertar_ presupuesto y planos

Tercera regla: no entres a buscar presupuestos parciales baratos de cada cosa.

Algunas personas hablan con una empresa de reforma y luego, partiendo de esas ideas, se lanzan a buscar las opciones más baratas de producto y de profesionales.

Muchos profesionales que se mueven en torno a este mundo viven de presentar productos baratísimos a sus clientes y de instalárselos con tarifas “muy apañadas”. Es verdad que tienen experiencia en algunos aspectos de la obra. Pero la reforma es muy compleja. Y cuando se ponen a solucionar aspectos que no son de su especialidad tienen un conocimiento muy escaso de la ejecución y de la adecuación de los productos. Por eso te dicen que vayas tu a comprar con ellos. Si algo no funciona ¿no es lo que tú elegiste?

Por mi experiencia, las reformas así desarrolladas presentan con frecuencia vicios ocultos. O, sencillamente, no cubren finalmente las expectativas del propietario que se conforma pensando que es “lo mejor que podía conseguir con ese presupuesto”.

reformar y acertar_ cristal roto

Cuarta regla: Asegúrate de que quien te haga la reforma esté cubierto legalmente y tenga un seguro que cubra los daños que se puedan producir.

Estar dado de alta y tener un seguro de responsabilidad civil es una práctica común en cualquier empresa de reformas que hay que exigir. Piensa que, si se produce cualquier accidente, debes demostrar que has contratado a una empresa. Sino, puedes ser considerado como un empresario que ha contratado trabajadores en negro.

Quinta regla: Cuando al final elijas a tu reformista, habla con él con confianza.

Ten la mente abierta para diferenciar lo que es esencial, desde el punto de vista técnico, y lo que es solo efectista. Invierte en esa parte esencial: electricidad, fontanería, calefacción, albañilería…. Y ponle imaginación a los acabados y a los aspectos decorativos. Ahí es donde tú si que puedes completar los trabajos, ahorrar y disfrutar trabajando. Paredes bien acabadas, instalaciones que funcionan, una distribución pensada con la experiencia de un profesional… Todos esos factores son por lo que merece la pena pagar. Si el presupuesto, a partir de ahí, no te llega, ya podrás demostrar, como un buen Bricocrack, de lo que eres capaz.

Otros enlaces relacionados:

Síguenos también en Facebook, Instagram, y Twitter

Artículo anteriorRincón de Café: Croquis, Medidas y Consejos para su Construcción
Artículo siguientePoner un suelo vinílico en la cocina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here