Construir una mesa baja

0
927

Este proyecto lo vamos a dedicar a construir una mesa baja de centro para el salón. El diseño elegido combina varias técnicas sencillas que se pueden emplear en la construcción de diversos tipo de muebles. Por lo tanto, además de llevar a cabo el proyecto aquí explicado, puedes utilizar las técnicas que se explican a continuación para el diseño y la fabricación de otro tipo de muebles.

ANTES DE EMPEZAR

Vamos a trabajar con madera de abeto alistonada, pues es una madera fácil de conseguir y que nos da un grosor adecuado para una mesa de estas características (en nuestro caso, 28 mm.).

En primer lugar planificaremos nuestro trabajo y dibujaremos un croquis de la mesa. El diseño que proponemos consta de los siguientes elementos:

– Tapa
– Base (medirá lo mismo que la tapa)
– Cuerpo central, compuesto por dos tableros ensamblados
– Patas o ruedas (describiremos las dos posibilidades)

Ficha de despiece

Pieza
Medidas
Unidades

1

100 x 60 cm. 1

2

80 x 35 cm.

1

3 50 x 35 cm.

1

4 100 x 60 cm.

1

Nota: la veta va en la dirección de las medidas subrayadas.

Materiales y Herramientas:

Te incluimos, los enlaces para que conozcas los productos y las  herramientas que usamos (resaltados). Como siempre, nosotros te recomendamos solo aquellos productos sobre los que tenemos una experiencia favorable o que destacan por alguna razón (algunos enlaces nos generan a nosotros una pequeña comisión sin ningún tipo de recargo para ti).

PASO A PASO

Corte de las piezas

Corte recto de tapa y base

El corte de estas piezas lo haremos con una sierra circular. Es la máquina más indicada para realizar con precisión cortes rectos de una cierta longitud.

Si no disponemos de estas herramientas o queremos agilizar el proceso, podemos encargar el corte de estas piezas en un centro de bricolaje que disponga de servicio de corte de tableros.

Pasos a seguir:

1. Marcar en uno de los tableros la medida recogida en la ficha de despiece (para la tapa o la base). Para cortar con sierra circular no es necesario trazar la línea de corte completa, basta con disponer de una marca al inicio del tablero, ya que al trabajar con el tope paralelo de la máquina, el disco seguirá la misma línea durante todo el corte.

2. Sujetar el tablero al banco de trabajo con gatos o sargentos para evitar que el tablero se mueva.

3. Regular la profundidad para que el disco sobresalga por debajo del tablero entre 3 y 5 milímetros. La escala numerada ayuda a hacer este ajuste con precisión.

4. Ajustar la posición del disco con respecto a la línea de corte y fijar el tope paralelo. Al hacerlo, se debe comprobar que el disco queda justo por fuera de la línea de corte (si se sitúa por encima o por dentro, se restará al corte una medida equivalente al espesor del disco).

Consejo: antes de ajustar la posición del tope paralelo hay que asegurarse de que está bien pegado al borde del tablero.

5. Conectar el aspirador, enchufar la máquina y comenzar a cortar. Al finalizar el corte se debe sujetar firmemente la pieza sobrante, para evitar que caiga y se astille.

6. Finalmente, lijar los cantos para eliminar las marcas del disco y dejarlos completamente lisos. Se puede utilizar una lijadora eléctrica (de banda u orbital) o un taco de lija.

Corte curvo de las esquinas (tapa y base)

Una vez cortada la pieza de la tapa vamos a redondear las esquinas. Este corte le dará un acabado más decorativo a la mesa y evitará que nos hagamos daño si nos golpeamos accidentalmente con ella (algo muy frecuente en mesas de esta altura). El trazado de la curva dependerá del efecto decorativo que se desee obtener.

Pasos a seguir:

1. Marcar la curva en cada una de las cuatro esquinas.

2. Sujetar firmemente el tablero con los sargentos, dejando al menos dos de las esquinas al aire.

3. Fijar en la caladora una hoja que garantice un corte limpio. Por supuesto, siempre con la máquina desenchufada.

4. Tras arrancar la máquina y dejar que alcance revoluciones, realizar el corte siguiendo las líneas trazadas anteriormente; el corte debe comenzar y concluir en el canto del tablero.

5. Lijar los cantos recién cortados con una hoja de grano fino. Si la lijadora incorpora un sistema de aspiración, el trabajo resultará más limpio.

6. Biselar todas las aristas del tablero, utilizando nuevamente la lijadora. De esta forma se suavizan las aristas, dando a la mesa un aspecto mucho más decorativo.

7. Repetir todo el proceso descrito hasta ahora con otro tablero de las mismas características, pues uno será la tapa de la mesa y el otro la base.

Corte de las piezas del cuerpo central

Hay que cortar también las piezas del cuerpo central según las medidas recogidas en la ficha de despiece. Nuevamente, la herramienta más adecuada para realizar estos cortes es la sierra circular. Después de cortarlas, lijaremos los cantos.

Construcción del cuerpo central

Preparación de las piezas

Ahora vamos a preparar los dos tableros del cuerpo central para poder ensamblarlos entre sí.

Sistema de ensamble

Vamos a utilizar un ensamble en cruz a media madera. Para hacerlo, realizaremos un cajeado hasta la mitad de cada uno de los dos tableros, para poder entrelazar las dos piezas.

Pasos a seguir:

1. Realizar una marca en el centro de uno de los tableros.

2. Medir el espesor del tablero y trasladar esa medida a la marca hecha anteriormente, repartiendo la mitad a cada lado.

3. A partir de estos dos puntos y con ayuda de la escuadra, trazar sendas líneas rectas hasta el otro extremo del tablero.

4. Señalar las mitades de esas dos líneas y unirlas mediante un trazo. Sujetar el tablero al banco de trabajo, dejando al aire el dibujo recién trazado.

5. Realizar el corte con una caladora, primero por uno de los lados, hasta el final de la marca, y después por el otro.

Consejo: Para evitar errores marca con lápiz la zona del tablero que hay que retirar.

6. Para retirar el sobrante, apoyar el tablero sobre un mártir. Se utilizará un formón cuya pala sea del mismo ancho que el sobrante que vamos a eliminar.

7. Apoyar el formón sobre la línea de corte y golpear sobre él con la maza. La pieza saldrá de un solo golpe seco.

8. Repetir todas estas operaciones con la otra pieza.

Ensamble del cuerpo central

1. Comprobar el trabajo presentando una pieza en la otra y, antes de hacer la unión definitiva, encolar el cajeado. Hay que aplicar suficiente cola para asegurar el ensamble, pero sin excederse, para que no rebose.

2. Encajar una pieza en la otra.

3. Terminar de ensamblar golpeando con la maza, siempre con cuidado de proteger el tablero de los golpes con un taco de madera.

4. Dejar secar la cola antes de volver a manipular las piezas (al menos 24 horas).

Consejo importante: Si el ensamble expulsa algo de cola, retirar inmediatamente, antes de que seque. 

Montaje de la mesa

El ensamble de base y el cuerpo central pueden pueden ensamblarse con tornillos, puesto que la cabeza quedará oculta bajo la base.

1. Apoyar la base sobre el banco de trabajo y centrar sobre ella el cuerpo central (la posición se ajustará con la ayuda de un metro).

2. Trazar unas líneas que sirvan de referencia para hacer los taladros en la base.

3. Retirar el cuerpo central y realizar los taladros (centrados con respecto a las marcas trazadas anteriormente). Como se van a utilizar tornillos de 3.5×50, se empleará una broca para madera de 3.5 mm.

4. Apoyar el cuerpo central en el banco de trabajo y colocar la base encima, sobre las marcas realizadas anteriormente.

5. Atornillar ambos elementos.

Fijación de las patas (o ruedas)

A una mesa de estas características se le pueden poner patas o ruedas, en función del uso que se vaya a hacer de ella. Vamos a explicar con detalle cada una de las dos posibilidades:

Opción A: patas

Como las patas disponen de tornillos de métrica que no hacen una rosca eficaz en la madera, utilizaremos también unas pletinas metálicas, que se fijarán previamente en la base (de esta forma conseguiremos una unión fiable entre ambos elementos). Para colocarlas hay que realizar, con cada una de ellas, los siguientes pasos:

1. Se coloca la pletina a unos 7 cm de los bordes.

2. Se marca la posición del agujero en el que se fijará el tornillo de la pata y se retira la pletina.

3. Se taladra sobre esa marca con una broca de un diámetro idéntico al del tornillo o espárrago central de la pata.

4. Se atornilla la pletina a la base y se fija la pata. Tras haber atornillado la pletina, se rosca la pata en el agujero previsto para ello.

Consejo: Si no se tiene suficiente destreza con el atornillador de batería, se puede abrir el camino al tornillo pasando antes una broca fina.

Opción B: ruedas

1. Se realiza un trazo a aproximadamente 10 cm de los bordes del tablero. Podemos servirnos de una escuadra para facilitar la realización de las líneas.

2. Se centra la base de la rueda y se cuadra sobre el ángulo previamente marcado.

3. Se fija la rueda con tornillos de 3,5 x 16.

Ensamble de la tapa

En este caso no se pueden utilizar tornillos, puesto que se verían en la tapa de la mesa. Para evitarlo, emplearemos un ensamble invisible muy utilizado en carpintería: las espigas.

Preparación del cuerpo central

1. Marcar unas líneas longitudinales a lo largo de los cantos del cuerpo central.

2. Sobre estas líneas, realizar unas incisiones con el punzón a 10 cm. de los extremos.

3. Taladrar sobre estas marcas, utilizando una broca para madera de diámetro idéntico al de la espiga (en este caso, dado el grosor del tablero, utilizaremos espigas de 8 mm.). La broca debe entrar perpendicular en la madera.

Consejo:  La profundidad de los agujeros debe ser la medida de la media espiga. Para no pasarse con el taladro, se acopla a la broca un tope de profundidad a esa medida. 

4. Por último, insertar los centradores para espiga en los agujeros recién hechos.

Preparación de la tapa

1. Presentar la tapa sobre el cuerpo central sin ejercer presión y ajustar su posición. El metro es imprescindible para realizar este ajuste.

2. Golpear con la mano en los puntos donde están los centradores, para que dejen una marca en la tapa.

Consejo: Conviene hacer una pequeña marca con lápiz en la tapa, junto a los centradores para espigas; así resultará más fácil localizarlos después.

3. Antes de retirar la tapa, hacer una señal con un lápiz en uno de los lados del cuerpo central y también en la tapa. Esta marca servirá de ayuda para montar luego el tablero en la misma posición.

4. Retirar la tapa y taladrar sobre las marcas de los centradores (la broca debe mantener el tope de profundidad en la misma posición).

Ensamble de las dos piezas

1. Retirar los centradores del cuerpo central e introducir las espigas con la ayuda de la maza.

2. Presentar la tapa sin encolar, para comprobar que las espigas encajan perfectamente.

Consejo: Si el ensamble no encaja bien, se puede intentar rectificar la posición de las espigas. Si no se consigue, se retira la espiga ya colocada y se repiten los pasos anteriores en otro punto del tablero.

3. Quitar nuevamente la tapa y retirar las espigas. Aplicar cola en los agujeros de la tapa y el cuerpo central. Insertar las espigas y ensamblar las dos piezas. Golpear con la maza en los puntos donde están alojadas.

4. Finalmente, sujetar el montaje con un gato, para que quede fijo mientras se seca la cola. La cola alcanza su máxima resistencia pasadas 24 horas (antes no conviene manipular la mesa).

Acabados: tapaporos y barniz

Ya está la mesa montada. Ahora sólo quedan las tareas finales para proteger la madera y darle a la mesa un acabado decorativo.

Pasos a seguir

Para conseguir un buen acabado, es imprescindible lijar toda la mesa; así se eliminan imperfecciones y se deja la madera completamente lisa.

1. Aplicar una mano de tapaporos para impermeabilizar la madera y protegerla, cubriendo bien toda la superficie con el producto.

2. Transcurridas las horas de secado que recomienden las instrucciones del producto, lijar nuevamente toda la superficie. Al lijar observaremos que sale un polvo blanco y podremos apreciar cómo la madera se suaviza notablemente. En caso necesario, se aplica una nueva capa de tapaporos y se vuelve a lijar.

3. Antes de barnizar, limpiar bien el polvo que haya podido quedar al lijar el tapaporos.

4. Aplicar el barniz siguiendo las instrucciones del fabricante. Conviene dar al menos dos capas para que la mesa quede bien protegida y resaltar el efecto decorativo que aporta este producto. Entre mano y mano hay que llevar a cabo un lijado suave con una lana de acero fina. Al tratarse de una mesa, es conveniente usar un barniz resistente a golpes, arañazos, humedad y temperatura.

Tinte

Si se desea aplicar un tinte para dar color a la mesa, habrá que hacerlo antes del tapaporos, ya que si se hace después, la madera no lo absorberá.

Mesa terminada. Sólo queda colocarla en su lugar y disfrutar de ella.

Otros enlaces relacionados:

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here