martes, agosto 11, 2020
Inicio Carpintería Crear un rincón de trabajo en un armario empotrado

Crear un rincón de trabajo en un armario empotrado

Crear un rincón de trabajo en el hueco de un armario empotrado es una solución cuando no disponemos de mucho sitio en casa o tenemos que convertir una habitación en un espacio multifunción.

  • Herramientas

    • Sargentos y sargentos de esquina
    • Atornillador eléctrico y manual
    • Metro, nivel y lápiz
    • Brocas
    • Sierra de corona
    • Fresa para taladro
  • Materiales

    • Tablero melaminado
    • Cajonera
    • Listones
    • Bisagras de compás y amortiguadores
    • Accesorio pasacables
    • Vinilo
    • Tornillos
    • Escuadras
    • Botes y vaso de cristal
    • Tirador

En este programa del Hazlo tú mismo de A punto con la 2, Leo te muestra algunas posibilidades para construir los elementos básicos: una mesa con cajón, un armario con tapa y un estante con botes y portalápices.

Además, se ha propuesto como reto reutilizar la madera que habíamos utilizado para distribuir el armario y ¡lo ha conseguido!

Crear un rincón de trabajo: mesa con cajón

 


Todo rincón de trabajo tiene una mesa, así es que vamos a empezar por construirla. Para ello vamos a aprovechar la tapa que teníamos en la base del armario.

 


A esta mesa le vamos a incorporar un cajón. Hemos sacado las piezas necesarias de la división central del armario. Vamos a ensamblar los cuatro laterales del cajón y su base con tornillos.


 


Para trabajar con más comodidad, sujetamos las piezas con sargentos de esquina. Hacemos un pequeño taladro con una broca fina y luego introducimos los tornillos.

 


Una vez que hemos montado el cajón, le atornillamos las guías laterales.


 


Ahora nos toca preparar en la tapa el espacio por el que va a correr el cajón. Para ello, lo colocamos en su posición definitiva y preparamos dos piezas laterales

 


Para poder fijar estas piezas a la tapa de la mesa utilizamos unas escuadras.


 


Aprovechamos también en este momento para fijar dos petos a ambos lados de la parte frontal del cajón. Estos petos van a enriquecer el aspecto visual de la mesa que hemos diseñado.

 


Además, vamos a hacer un agujero para poder pasar los cables de la lámpara y/o del ordenador y lo vamos a proteger con un embellecedor.


 


Ya podemos fijar la mesa en su lugar. Para hacerlo, empezamos por marcar la altura (a unos 70 cm del suelo) y dibujamos una línea en todo su perímetro con ayuda del nivel.

 


Para poder apoyar la mesa, Leo ha cortado unos listones. Como puedes observar, los fija con tornillos de manera que rodean el perímetro excepto en la parte correspondiente al cajón. Eso nos permite hacer el cajón un poco más grande.


 


Ponemos la mesa en su lugar.


A continuación vamos a poner el frente del cajón. Lo presentamos y, dejando un poco de holgura por la parte superior, lo fijamos con unos sargentos.


 


Colocamos el cajón sobre la mesa de trabajo y pasamos unos tornillos desde el interior, procurando que sean del tamaño adecuado para no traspasar la madera.

 


Introducimos el cajón por las guías y comprobamos que todo funciona.


 


Este cajón no necesita tirador. Se tira de él directamente con la mano por la parte inferior del frente. Por eso la mesa puede ocupar todo el fondo del armario sin obstaculizar el paso de la puerta corredera

Crear un rincón de trabajo: armario con tapa

El antiguo maletero también lo vamos a aprovechar pero poniéndole una tapa para convertirlo en un armario donde almacenar cosas. ¿Cómo hemos concebido el diseño? Hemos cortado la balda unos centímetros de fondo para que, una vez que coloquemos la tapa y el tirador, podamos cerrar la puerta corredera sin que tropiece.

Con el mismo objetivo, colocaremos una regleta en la parte superior, para salvar la guía de la puerta corredera. Y para que sea más cómodo de abrir, le vamos a dar apertura horizontal al armario con unas bisagras de compás.

 


Empezamos por colocar la tapa y la regleta sobre la mesa de trabajo y tomamos las medidas correspondientes valiéndonos de la plantilla que nos suministran con las bisagras.

 


Utilizando una fresa para taladro, hacemos los agujeros para introducir las bisagras. Vamos haciendo los taladros poco a poco para no pasarnos de profundidad y deteriorar la cara vista de la tapa.

 


Alineamos las bisagras y las atornillamos en la tapa.

 


Trasladamos las medidas a la regleta para atornillar en ella los escudos de las bisagras. Es importante que mantengas una pequeña holgura entre la tapa y la regleta. Como puedes ver en la imagen, nosotros lo hacemos con un trocito de papel.

 


Utilizamos escuadras para fijar la regleta a la parte superior del armario. Quitamos la balda para trabajar más cómodos.

 


Sobre la tapa del armario, atornillamos los soportes superiores de los amortiguadores. Y los inferiores, en la pared del armario.

 


Colocamos la tapa en su lugar, introducimos las bisagras en los escudos que habíamos fijado en la regleta y apretamos los tornillos hasta que queden sujetas.

 


Colocamos los amortiguadores en su posición y les echamos los frenos.

 


Volvemos a poner la balda en su lugar. Para que sea más cómodo abrir la tapa del armario, le colocamos un tirador.

 

Crear un rincón de trabajo: estante con botes y portalápices

 


También reutilizamos la cajonera del armario y la incluimos en nuestro rincón de trabajo para guardar objetos y papeles. La hemos forrado con madera en la parte superior y en el costado. Además, le hemos puesto una regleta para separarla de la pared y que los cajones abran sin rozar la pared.

 


Y, como todavía tenemos madera para reutilizar, vamos a preparar un estante intermedio, estrecho, para que no nos robe espacio cuando estemos sentados trabajando pero que sea muy funcional. Marcamos la altura y terminamos el trazo con ayuda de la escuadra. Para sujetar el estante, atornillamos un par de berenjenos rescatados entre los que teníamos sujetando baldas del armario.

 


Al estante le vamos a colocar dos botes de cristal que se enrosquen a sus tapas por debajo y un vaso de cristal que sirva para poner lápices. Hacemos tres taladros en la tapa de cada bote.

 


Centramos las tapas en el estante y las atornillamos.

 


Para colocar el vaso portalápices vamos a hacer un taladro con la sierra de corona. Primero por una cara de la madera y luego por la otra. Así conseguimos que el borde nos quede bien acabado por ambas caras.

 


Ya podemos colocar en su lugar el estante, los botes, el vaso portalápices y la banqueta.

 


Además, hemos pegado un vinilo de lunares, como el de la cajonera, para mejorar la decoración y que resulte más agradable trabajar sobre la mesa.

 


Ya solo nos queda cerrar la puerta, pues una de las ventajas de este pequeño rincón de trabajo que hemos creado es que permite dejarlo todo, además de organizado, oculto.

Esperamos que te resulten interesantes estas sugerencias y que te ayuden a generar ideas para aprovechar otros espacios pequeños. Aquí os dejamos el programa de A la Carta para que veáis el vídeo de cómo crear un rincón de trabajo en un armario empotrado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

Soldar tubos de cobre con resultado profesional

Soldar en los tubos de cobre es un proceso sencillo si respetamos los pasos a seguir y usamos las herramientas más adecuadas. Te pasamos los...

Cómo arreglar una persiana enrollable

Reparar una persiana: aprende a resolver las averías más frecuentes y a sustituir las piezas que se rompen.

Elegir un atornillador eléctrico

Elegir un atornillador eléctrico requiere tener algunos conocimientos previos sobre el uso de la velocidad y el par de apriete o torque. Esto lo...

Herramientas para compresor

Herramientas para compresor es la continuación del post ya publicado Guía para herramientas neumáticas. Así que aquí hacemos en este un repaso a las...

Recent Comments