Paredes de mármol sin gastar dinero

0
1080

Imitar mármol con pintura es una técnica decorativa que actualmente se usa poco porque se considera complicada de ejecutar.  A nosotros no nos lo parece y pensamos que el marmoleado tiene muchas posibilidades para los bricoladores creativos que quieran aplicarlo en la decoración de encimeras, muebles, zócalos o paredes singulares para conseguir efectos muy originales. Además, que te lo explique Calde y que se pueda hacer con pinturas al agua, es una oportunidad de lujo para empezar a interesarse por esta técnica.

Herramientas y productos necesarios

Te pasamos los enlaces para que identifiques los productos o, si quieres, puedas comprarlos online (resaltados). Como siempre, nosotros te recomendamos solo aquellos productos sobre los que tenemos una experiencia favorable o que destacan por alguna razón (algunos enlaces nos generan a nosotros una pequeña comisión sin ningún tipo de recargo para ti).

En este programa del Hazlo tú mismo de A punto con la 2 Calde pinta un mármol de Carrara, un travertino y un mármol negro Marquina para enseñarte los pasos básicos que tienes que conocer para imitar mármol con pintura.

Te pasamos los enlaces para que identifiques los productos o, si quieres, puedas comprarlos online (resaltados). Como siempre, nosotros te recomendamos solo aquellos productos sobre los que tenemos una experiencia favorable o que destacan por alguna razón (algunos enlaces nos generan a nosotros una pequeña comisión sin ningún tipo de recargo para ti).

Imitar mármol con pintura: mármol de Carrara

Vamos a empezar imitando un mármol de Carrara. Nosotros hemos elegido hacerlo sobre una madera de DM. Y, para que no absorba toda el agua, le hemos dado dos capas de imprimación. Una vez seca la imprimación, lijamos la superficie para que la pintura agarre mejor.

Vamos a trabajar todo el tiempo con pinturas al agua. Es decir, a la francesa. Los holandeses utilizaban más el óleo. La técnica es la misma pero el óleo tarda más tiempo en secar. Busca unas fotos en la red y utiliza muestras del mármol natural que hayas elegido imitar. Te servirán para fijarte en la disposición de la veta, los colores y otros detalles. 02

Nosotros aquí vamos a pintar dos piezas de mármol de Carrara. Por eso dividimos la madera por la mitad con cinta de carrocero

Para hacer la veladura con la que vamos a pintar las vetas, mezclamos un poco de agua con dextrina. La dextrina la utilizamos como aglutinante. Si lo prefieres, puedes sustituirla por látex. Removemos la mezcla hasta que quede homogénea. Y añadimos un tinte al agua, también puedes optar por utilizar un pigmento natural.

Empezamos a pintar las vetas y la textura del fondo con la brocha.

A continuación, aplicamos el agua que tenemos en la gaveta con pequeños toques de una esponja natural.

Calde ya ha creado una primera capa de vetas y texturas que conforman el fondo. Ahora vamos a crear una segunda capa. Esta forma de trabajar consigue darle a la pintura esa profundidad que tiene la piedra natural. Para dibujar las vetas ahora utiliza un pincel que se ha fabricado él mismo con restos de brochas antiguas. Gracias a la forma del pincel y a la manera en que lo maneja, dejándolo girar entre sus dedos, consigue crear la irregularidad natural de la veta madre.

Cuando ha terminado de dibujar las vetas, vuelve a aplicar el difumino y a dar unos pequeños toques con la esponja.

Por último trabaja con un pincel muy fino para dibujar otras vetas más finas. Estas piezas que estamos creando podrían ir pegadas en la pared de una habitación, a modo de zócalo, o como encimera en una mesa. Por eso es muy importante que, según estás pintando la parte horizontal, no te olvides de pintar el canto, dándole continuidad a las vetas.

Para terminar la primera pieza de mármol le damos una última pasada con el difumino y la dejamos secar antes de levantar la cinta de carrocero para trabajar sobre la segunda pieza.

Para que una pieza se diferencie de la otra, vamos a girar la veta. Nos viene muy bien disponer de la muestra en papel porque también la giramos y nos sirve de referencia.

Solo nos queda aplicar barniz para proteger el trabajo que hemos hecho del desgaste y del polvo. Nosotros, como estamos pintando con pinturas al agua, hemos optado por un barniz al agua y lo aplicamos con un rodillo. 

También para el barnizado te mostramos dos posibilidades para que elijas el acabado que más te guste. Barnizarlo con una mano de barniz transparente o preparar una veladura. La veladura la conseguimos añadiendo un poco de pintura blanca al barniz. Si eliges aplicar la veladura, obtendrás un resultado más lechoso.

En esta imagen puedes apreciar el resultado final y  el encuentro de las dos piezas.

Imitar mármol con pintura: mármol travertino

En este segundo ejemplo vamos a combinar dos mármoles. Un travertino en el centro y un mármol negro Marquina en los extremos. Para separar las zonas hemos trazado un rombo central con cinta de carrocero.

Para el mármol de Carrara hemos utilizado dextrina. Pero, para que conozcas otras posibilidades, esta vez vamos a utilizar cerveza negra. Ya de por sí la cerveza negra tiene más azúcar que la rubia, pues nosotros le vamos a añadir un poco más de azúcar para que quede más pegajosa y así funcione mejor como aglutinante de la veladura que vamos a preparar.

Echamos la cerveza con azúcar en la gaveta. Esta vez vamos a teñir la veladura con pigmento natural, unas tierras. Añadimos las tierras y removemos con la brocha. Después incorporamos también un poco de tinte al agua.

Con la brocha vamos a empezar a trazar las vetas anchas, como franjas.

A continuación vamos arrastrando la pintura con pequeños toques de esponja natural escurrida y, después, la misma operación con la esponja artificial.

Hazlo varias veces hasta obtener el resultado deseado.

Calde sigue mejorando la textura. Ahora echa unas gotas de agua sobre la superficie con la esponja. La escurre y sigue dando pequeños toques, eliminando el exceso de agua y arrastrando la pintura. Se trata de seguir repasando con ambas esponjas tantas veces como sea necesario hasta lograr lo que se busca.

Al terminar, levantamos la cinta de carrocero y esperamos a que se seque el travertino para pintar los extremos de la pieza con mármol negro Marquina.

Imitar mármol con pintura: mármol negro Marquina

La pieza ya está seca. Hemos colocado la cinta de carrocero a la inversa, es decir, protegiendo el travertino.

Comenzamos con el mármol negro. Hemos preparado como fondo un gris bastante oscuro, casi negro. Lo aplicamos con el rodillo y lo dejamos secar.

Una vez seco el gris de fondo, vamos a esponjar encima con un negro puro, para ir consiguiendo profundidad. Para hacerlo, utilizamos directamente el tinte negro al agua y lo aplicamos con pequeños toques de esponja natural.

Empezamos a pintar las vetas con una veladura de gris más claro. Estas primeras vetas más gruesas, con una brocha. Fíjate en cómo lo hace Calde: va girando la brocha para darles un aspecto irregular, como las vetas de la piedra natural.

Con la esponja seca, vamos absorbiendo el exceso de agua.

A continuación, Calde utiliza su pincel de fabricación casera para pintar vetas más finas con la misma veladura gris. Pinta y arrastra la pintura para crear diferentes formas y texturas.

Para terminar con los grises, una pasada de difumino. El difumino consigue que las vetas queden no tan marcadas, simplemente insinuadas.

Y para terminar con este mármol solo nos queda darle las luces, es decir, esas vetas blancas que son tan representativas del mármol negro Marquina. Para ello hemos preparado un gris más claro, casi blanco y lo aplicamos con un pincel fino.

Si te gusta el resultado, ahora que conoces lo básico, se trata de que empieces a practicar con la técnica y a experimentar con las veladuras y los colores. ¡Atrévete a vestir de mármol tus paredes y tus muebles!

Si quieres verlo en el programa de TVE Hazlo tú mismo 

Otros enlaces relacionados:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here