sábado, julio 11, 2020
Inicio Destacados de bricolaje Cómo arreglar una persiana enrollable

Cómo arreglar una persiana enrollable

Reparar una persiana es un proceso sencillo que está a tu alcance porque, en las ferreterías y en las tiendas de bricolaje, resulta fácil encontrar todos los repuestos de las piezas que se deterioran con más frecuencia.

Te pasamos los enlaces para que identifiques los productos o, si quieres, puedas comprarlos online (resaltados). Como siempre, nosotros te recomendamos solo aquellos productos sobre los que tenemos una experiencia favorable o que destacan por alguna razón (algunos enlaces nos generan a nosotros una pequeña comisión sin ningún tipo de recargo para ti).

Reparar una persiana: sustituir el eje, la polea y la cinta

Lo primero que hay que hacer para reparar una persiana es entender cómo funciona. En nuestro caso, la tapa va a presión, solo hay que tirar de ella. Pero puedes tener una persiana más antigua, con un tambor de madera, que esté forrado de papel pintado o de tela. Tendrás que quitar los tornillos y desmontarlo con cuidado para no estropear la decoración, pero el mecanismo interior es el mismo: un eje donde se van enrollando las lamas que componen el cuerpo de la persiana y una polea donde se va enrollando la cinta.

Cuando el eje de la persiana o la polea están rotos, la única forma de arreglarlos es sustituirlos por elementos nuevos. Antes de desmontar el mecanismo, te resultará útil hacer una foto con el móvil para recordar luego cómo van montados. Para desmontar el eje antiguo, tenemos que bajar la persiana hasta el final.

Luego sacamos toda la cinta de la persiana y, para trabajar con mayor comodidad, la podemos sujetar con una pinza junto al recogedor. Soltamos con la mano los flejes que unen la última lama al eje.

Desatornillamos el tornillo que fija el soporte, o contera, que va montado en el interior del eje. Una vez que hemos quitado ese tornillo, ya podemos hacer palanca con un atornillador. Como ya no hay tornillo, la contera se introducirá en el tubo del eje y esto nos permite sacarlo del soporte de la pared.

Ya podemos extraer el eje y la polea del tambor.

Solo nos queda desanudar la cinta de la polea.

Qué repuestos comprar

Cuando vayas a comprar los repuestos para reparar tu persiana, tienes que fijarte en cómo es. Tienes dos tipos de eje: uno más fino, para persianas de lama estrecha, y otro más grueso para persianas de lama ancha. En nuestro caso, como estamos reparando una persiana de lama estrecha, necesitamos un eje fino. Tomamos la medida del antiguo eje y cortamos el tramo correspondiente de eje nuevo con un arco de sierra.

Una vez cortado el nuevo eje, le colocamos la polea nueva. Ponemos el soporte lateral del antiguo eje, si estuviera dañado, no te preocupes, también existen repuestos para este soporte.

Una operación que no debes olvidar antes de colocar el eje en su lugar. Hay que pasar la cinta de la persiana por el hueco correspondiente en la polea y hacer un nudo en el extremo.

Encajamos el nuevo eje en su lugar, introduciendo primero el extremo de la polea, y volvemos a fijarlo con el tornillo. Nuestro consejo: una vez que abres el tambor de la persiana, puedes aprovechar para cambiar todos los elementos. Son bastante económicos y, cuando una persiana empieza a fallar, es porque ha trabajado mucho tiempo y, si sólo cambiamos una pieza es posible que semanas después tengamos que repetir la operación para cambiar otras.

Reparar una persiana: cambiar lamas y flejes

A veces la persiana se tuerce, al subir o al bajar, o simplemente, se nos cae un día de repente. Puede ser que ni el eje ni la polea estén dañados. Lo más probable es que se haya roto la primera lama que es la que soporta todo el peso. También pueden haberse roto los flejes de sujeción o, si la persiana es muy antigua, unos tirantes preparados con cinta de persiana que se han desgastado con el uso. ¿Qué hacemos en estos casos? Sustituimos la primera lama y así ves de paso cómo van montados los flejes, por si es lo que tú tienes que cambiar. Y para evitar que se nos vuelva a caer el cuerpo de la persiana, sacamos una lama deslizándola hacia un lado.

De la misma manera extraemos la lama que vamos a cambiar y el fleje. Cortamos una lama nueva a la medida. Se corta también con el arco de sierra, pero, como es una pieza delicada y que suele llevar espuma de poliuretano en el interior, nuestro consejo es que la cortes apoyándola sobre una superficie plana, para deteriorarla lo mínimo posible con la sierra. Ya podemos introducir la lama nueva, deslizándola por la ranura de la lama anterior. Y poner luego los flejes, deslizándolos también por la ranura de la última lama.

Ahora llega el momento de fijar la persiana al eje. Para hacerlo, descolgamos toda la persiana hacia el exterior de la habitación y pasamos la última lama con los flejes por encima del eje, tirando de ella hacia nosotros.

Introducimos las patitas de los flejes en las ranuras que tiene para ello el propio eje. Siempre es mejor sustituir las lamas dañadas por lamas nuevas. Si simplemente vas eliminándolas a medida que se deterioran, la persiana irá quedando cada vez más corta y no podrás conseguir la oscuridad total en la habitación.

Reparar una persiana: sustituir el recogedor

Ya sólo nos queda por revisar un elemento de los que nos puede provocar averías en la persiana. Es el recogedor de la cinta. A veces deja de funcionar y, por más que tiramos de la cinta, la persiana ni sube ni baja. Como también existen repuestos, cuando da problemas, lo mejor es sustituirlo. Te contamos cómo se desmonta por si lo tienes que cambiar. Desatornillamos la placa y extraemos el mecanismo del recogedor. El recogedor tiene un muelle enrollado en su interior, como un flexómetro, y la cinta está enganchada en la cabeza del remache.

Para sustituirlo, tienes que sacar la cinta de la persiana del recogedor antiguo y ajustarla en el recogedor nuevo. Luego vas soltando la tensión del muelle para que se vaya recuperando a medida que la cinta se enrolla, sin que se tuerza y, al llegar arriba, ya puedes colocar la placa y volver a bajar el recogedor para introducirlo en su lugar y atornillar la placa.

Como siempre, comprueba que todo funciona correctamente antes de volver a colocar la tapa del tambor. Esperamos que estos consejos te resulten útiles para reparar cualquier avería en tus persianas o, simplemente, para hacerles el mantenimiento de vez en cuando.

Otros enlaces relacionados

Datos del tutorial

Presentado por Leo Naranjo. Puedes hacernos llegar tus opiniones o formular tus preguntas a través de los comentarios del canal de YouTube.

Síguenos también en Facebook, Instagram, y Twitter  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

Soldar tubos de cobre con resultado profesional

Las soldaduras en los tubos de cobre son un proceso sencillo si respetamos los pasos a seguir y usamos las herramientas más adecuadas. Cortar el...

Cómo arreglar una persiana enrollable

Reparar una persiana: aprende a resolver las averías más frecuentes y a sustituir las piezas que se rompen.

Elegir un atornillador eléctrico

Elegir un atornillador eléctrico requiere tener algunos conocimientos previos sobre el uso de la velocidad y el par de apriete o torque. Esto lo...

Herramientas para compresor

Herramientas para compresor es la continuación del post ya publicado Guía para herramientas neumáticas. Así que aquí hacemos en este un repaso a las...

Recent Comments